La magia de las velas y veladoras

La magia de las velas y veladoras

Colores y santos para cada vela o veladora

No es un juego. El uso de las velas y veladoras es tan inocente como poderoso, por esta razón se han empleado, y todavía se emplean, en variadas ocasiones y en no pocos rituales sociales y religiosos. Celebrar un acontecimiento, cautivar el ambiente, oficiar una liturgia religiosa y prefigurar una atmósfera romántica, son momentos que bien vales encender una vela: pero ¿y si con las velas pudiéramos operar mágicamente? En las líneas que siguen, encontrarás no simples especulaciones teóricas, sino una verdadera guía para que cada cual pueda libremente actuar en esa magia benévola. Pero cuidado, porque si bien podemos quitarle hierro a este lenguaje hermético, eso no quiere decir que podemos abusar de sus efluvios y de su poder. Es siempre de justicia respetar la llama divina.

El ser humano siempre ha reconocido en el fuego una manifestación divina, no en vano este elemento es una de las puertas que ha de abrirle el sendero de la iluminación.

El hombre nunca ha perdido el sentido mágico de la existencia, ya sea de una u otra manera ha mantenido, como el centauro que lanza la flecha, sus ojos pendientes del firmamento, de los astros, de la naturaleza y de Dios.

De esta forma, el hombre siempre ha reconocido el fuego como una manifestación divina y sabe en su interior que el fuego es la puerta que ha de abrirle el sendero hacia la iluminación.

En la magia de las velas y las veladoras se deben escoger bien el día, la hora, el planeta, el signo astrológico, el santo protector y su salmo u oración. Nada ha de quedar al azar.

 

Colores y santos para cada vela o veladora

 

VERDE: San Judas Tadeo, Santa Marta, San Cipriano, San Expedito, Santa Cecilia, Jesús Malverde, San Lázaro.

AMARILLA: Caridad del Cobre, Santa Ana, San Roque.

ROJA: Santa Bárbara, La Candelaria, San Carlos de Borromeo, Juan Domino.

AZUL CLARO: San Miguel, La Milagrosa, Mano Poderosa, Fátima, Olocum.

AZUL OSCURO: San Antonio, San Ignacio, Negro Felipe, Virgen de Regla, San Norberto.

ROSA: Santa Eduviges, Niño de Atocha, Anima Sola, Virgen de la Merced.

BLANCA: Las Animas Benditas, Santa Clara, Cristo de Limpias, San Martín de Porres, José Gregorio Hernández, Virgen de las Mercedes.

ORO: San Juan de los negocios, Juan de los Caminos.

PLATA: Don Juan de Dinero, Simón.

MORADA: San Lázaro.

ANARANJADA: San Martín Loba, Uriel, Justo Juez.

NEGRA: Jesús Malverde, San Lázaro, Virgen de Regla, Santísima Muerte.

Todos los colores se usan en trabajos con la Santísima Muerte.

 

NOTA: El uso de las velas y veladoras, así como su color, varía de acuerdo a qué uso se le va a dar en un trabajo ritual, que bien puede ser un amarre, un retiro o simplemente para limpiar energías negativas.

Las velas y veladoras cumplen con un objetivo y deben estar adecuadamente preparadas. No se trata simplemente de comprar una vela o veladora y encenderla, no, hay que prepararla previamente para alcanzar el objetivo que se desea.

 

 

 

 

Colores y santos para cada vela o veladora

 

VERDE: San Judas Tadeo, Santa Marta, San Cipriano, San Expedito, Santa Cecilia, Jesús Malverde, San Lázaro.

AMARILLA: Caridad del Cobre, Santa Ana, San Roque.

ROJA: Santa Bárbara, La Candelaria, San Carlos de Borromeo, Juan Domino.

AZUL CLARO: San Miguel, La Milagrosa, Mano Poderosa, Fátima, Olocum.

AZUL OSCURO: San Antonio, San Ignacio, Negro Felipe, Virgen de Regla, San Norberto.

ROSA: Santa Eduviges, Niño de Atocha, Anima Sola, Virgen de la Merced.

BLANCA: Las Animas Benditas, Santa Clara, Cristo de Limpias, San Martín de Porres, José Gregorio Hernández, Virgen de las Mercedes.

ORO: San Juan de los negocios, Juan de los Caminos.

PLATA: Don Juan de Dinero, Simón.

MORADA: San Lázaro.

ANARANJADA: San Martín Loba, Uriel, Justo Juez.

NEGRA: Jesús Malverde, San Lázaro, Virgen de Regla, Santísima Muerte.

Todos los colores se usan en trabajos con la Santísima Muerte.

 

NOTA: El uso de las velas y veladoras, así como su color, varía de acuerdo a qué uso se le va a dar en un trabajo ritual, que bien puede ser un amarre, un retiro o simplemente para limpiar energías negativas.

Las velas y veladoras cumplen con un objetivo y deben estar adecuadamente preparadas. No se trata simplemente de comprar una vela o veladora y encenderla, no, hay que prepararla previamente para alcanzar el objetivo que se desea.

 

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.