Poderes esotericos de la esmeralda

Esta piedra ha sido utilizada desde la Antigüedad por distintas culturas en sus rituales

La esmeralda es una variedad verde del berilo, es una piedra especial debido a su rareza, pues aunque hay otras piedras de color verde la esmeralda es la única cristalina.

Su tonalidad ha dado nombre a un color: el verde esmeralda. Con independencia de sus características físicas nos encontramos frente a un cristal de un enorme poder que para los alquimistas se corresponde con la piedra de Venus.

Si buscamos sus orígenes tendremos que trasladarnos al antiguo Egipto donde se encuentran unas minas que se considera que fueron las primeras minas de esmeraldas en ser explotadas, posteriormente comenzaron a serlo en Colombia y Brasil. Debido a su belleza personalidades importantes comenzaron a usarlas como signo de distinción.

La piedra se encontraba entre los grandes tesoros de príncipes y reyes y como prueba de ello está la Esmeralda Atocha, una joya encontrada en 2011 en los restos del galeón español Nuestra Señora de Atocha que naufragó en 1622 en aguas de Estados Unidos.

Esta es una piedra que, pese a su belleza y a su asociación a las clases de poder, desarrolla la humildad y la generosidad, es una piedra a la que podemos acudir cuando necesitamos un extra de inspiración generando actitudes positivas ante nuestros retos personales y profesionales.

Se dice que es un cristal muy adecuado cuando queremos practicar rituales porque nos abre puertas a otros planos trayendo a la superficie lo que, hasta el momento, había permanecido en el inconsciente.

 

Esmeralda: el cristal de las emociones

Cada piedra o cristal tiene una energía específica por ello elegimos una y no otra cuando sentimos que algo no está funcionando como debería. Por ello, cuando se trata de problemas emocionales la esmeralda puede ser el complemento ideal para ayudarnos a armonizar de nuevo nuestro flujo de energías.

Propiedades de la esmeralda en lo relativo a las emociones:

Te ayuda a clarificar pensamientos. Nuestras emociones nos llevan a pensar una u otra cosa, identificar los pensamientos negativos que surgen tras un momento difícil nos evitará tomar decisiones erróneas.

Ayuda a reducir sentimientos como la angustia y el miedo.

Fomenta tu capacidad de expresión. A veces al repetir en voz alta lo que estamos sintiendo nos damos cuenta de que nuestro foco de angustia no es para tanto.

Potencia la confianza en ti mismo/a.

Trabaja directamente sobre el chakra del corazón por lo que es el cristal adecuado para equilibrarlo.

 

El poder esotérico de la esmeralda

Es una de las piedras preciosas más cotizadas pero, ¿sabes qué beneficios tiene para tu salud?

La esmeralda es una hermosa piedra que, junto al diamante y el rubí, son quizás las más cotizadas y valoradas en la joyería y que también ha sido explotada desde la antigüedad en numerosas culturas, como los egipcios y los mayas.

En la gemoterapia también se le atribuyen un sinnúmero de poderes esotéricos, con un gran potencial y vibra particular para atraer a nivel físico y espiritual mucha prosperidad, claridad e inteligencia. Se dice que es una piedra curativa por excelencia.

Desde tiempos ancestrales la esmeralda era parte de muchos mitos y era considerada una gran piedra sagrada para varias culturas, muy venerada y respetada. Para muchos, simbolizaba una gema mágica con mucho potencial, que podría atraer victoria y poder, sobre todo espiritual.

Por ejemplo, existe un mito sobre el Arcángel Luciel, quien llevaba una esmeralda en su corona antes de caer al mundo y ser Lucifer. La gema tenía toda la sabiduría del bien y del mal y cuando cayó con él, se perdió en la Tierra, desbordando por todos lados los grandes misterios del ocultismo e iniciando una búsqueda eterna por ella.

Por eso, se supone que es una piedra usada desde hace siglos por brujos, magos y ocultistas, quienes aseguran que tiene poderes ocultos sobre todo de adivinación. Hay quienes creen que si te pones una esmeralda bajo la lengua, puedes predecir el futuro.

Afirma la creencia que estas piedras son tan poderosas que aumentan la memoria, agudizan y exaltan el espíritu porque aseguran que es una gema que puede “acceder a tu alma”. Aporta la energía necesaria para equilibrar a la persona desde su interior.

Dicen que la gema afecta la mente a nivel tanto consciente como inconsciente, y aumenta la sabiduría interior y percepción de la gente, inclusive las facultades psíquicas. Se dice que la esmeralda posee todo el conocimiento del pasado, el presente y el futuro, de ahí que sea tan popular en ocultismo.

Pero también tiene fama de ser una piedra de cuidado. Si tus intenciones son puras, la esmeralda te ayuda a potenciar tu energía, tu conocimiento y demás de una forma llena de luz y con vibras sanadoras. En cambio, si más bien eres una persona ambiciosa y negativa, eso también te lo va a potenciar

Es como un ‘boomerang’ que puede devolverte lo que emanes o saques al mundo potencializado al doble, triple. Si quieres poder y codicia y lo usas digamos que para el “mal”, la esmeralda tiene un peculiar poder esotérico para enseñarte una lección, de que no debe ser usada jamás para tus intereses egoístas y nefastos.

Se puede decir que la esmeralda desencadena el karma de manera muy particular, para que aprendas una lección. Pero si te acercas a ella con pureza de corazón, no te hará daño ni te espera ninguna desgracia. A estas personas les brindará mucha sanación y buena luz, para asegurarse que se potencie su búsqueda del bien.

La pureza de su color convierte a la esmeralda en la piedra de la naturaleza, que está relacionada con la sabiduría, la creación espiritual, la inspiración y los conocimientos extensos incluso de lo oculto, por aquello de su fama sobre temas del pasado y el futuro.

Su bello color verde ha hecho también que se le atribuyan poderes relajantes. Supuestamente, al mirarlas, se produce alivio a los ojos cansados o débiles, relajando el nervio óptico. Se cree que las primeras gafas de sol fueron de pequeñas láminas de esmeralda, de ahí que tenga propiedades sanadoras para las afecciones de los ojos.

Entre otras propiedades que se le atribuyen es que al parecer puede combatir la ansiedad y el pánico. Si te dan ataques de este tipo, inclusive hasta de epilepsia, dice que si la portas por tu cuello, puede ayudar a calmarte y relajarte.

Colgando una esmeralda del cuello, como en un dije o collar, no sólo calma angustias o ansiedad, sino ayuda a eliminar los miedos de la gente. Y supuestamente si la colocas en tu frente unos minutos, mientras meditas o te relajas, te ayuda a liberarte de tristezas o depresión, ya que potencia tu equilibro mental.

Además de su supuesta capacidad de aclarar tu mente, clarificando tus pensamientos y sacando lo mejor de ti, dicen que también aumenta tu autoconfianza, brindándote seguridad en ti mismo y buscando una mejor proyección ante los demás.

Es útil en ejercicios de meditación profunda, ya que aporta orden mental, serenidad, determinación y una capacidad de esclarecimiento mental que ayuda a elevar el espíritu. Esto se relaciona al poder de equilibrio y purificación que se le atribuye.

El efecto emocional que ejerce la piedra sobre el chakra del corazón, influye también a nivel físico, mejorando el funcionamiento cardiovascular, el sistema digestivo y el sistema inmunológico, entre otros.

Aunque la esmeralda es un mineral duro y resistente, se debe tratar con mucho cuidado. Por ejemplo, no es recomendable exponerla mucho al sol. Si queremos recargar su energía, hay que exponerla a los rayos de la luna, sobre todo en el plenilunio. Y para limpiarla, sumérgela solo en agua con sal.

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.