Ninos hambrientos nevera

¿Niños hambrientos, y refrigerador vacío? Beneficios disponibles de comida sana durante la crisis de COVID-19.

Las escuelas públicas de Minneapolis y St. Paul han repartido 7 millones de comidas, muchas de ellas en paquetes semanales de comida para llevar a casa, mientras que el estado distribuye 325 dólares por niño. No se hacen preguntas de inmigración.

 

Por: BECKY Z. DERNBACH-SAHAN JOURNAL

Los niños de Ana Lilia suelen desayunar y almorzar gratis en la escuela. Así que cuando los edificios cerraron a mediados de marzo, su educación no fue lo único que se interrumpió, sino también la mitad de sus comidas semanales.

Pero la misma semana en que las escuelas cerraron, las escuelas públicas de Minneapolis y otros distritos del estado revelaron una nueva forma de alimentar a los niños: Comenzaron a proveer a las familias con cajas de comida para compensar por los desayunos y almuerzos que faltaban.

“Es una gran ayuda”, dijo Lilia. 

El programa de cajas de comida gratis comenzó como un reemplazo de las comidas que habrían estado disponibles durante el día escolar. Ahora proporciona cajas de 14 comidas – siete desayunos y siete almuerzos – en 50 escuelas, parques y centros comunitarios en todo Minneapolis. Las cajas vienen llenas de productos frescos como fresas y guisantes dulces, así como de productos favoritos de los niños como pizza y pan francés tostado. Y el programa está abierto a cualquier persona con niños hasta los 18 años de edad en Minneapolis, ya sea que asista a las escuelas públicas de Minneapolis o no.

“No hay barreras ni requisitos de documentación”, dijo Julie Danzl, gerente de bienestar estudiantil de los Servicios Culinarios y de Bienestar de las Escuelas Públicas de Minneapolis. “Está abierto a todo el mundo”.

Después de que las escuelas cerraron en marzo debido a la pandemia de coronavirus, surgieron un puñado de programas financiados por el gobierno federal para alimentar a los escolares. Además de las cajas de comida en las escuelas, el Departamento de Servicios Humanos de Minnesota está proporcionando beneficios de comida pandémica de $325 por niño a las familias que califiquen, para compensar por las comidas perdidas en la escuela. Ahora, la gente que administra estos programas en Minnesota dice que más familias podrían y deberían usarlos.

Algunas familias elegibles pueden no estar aprovechándolo debido a la preocupación de que aceptar los beneficios públicos podría llevar a sanciones de inmigración bajo la administración de Trump. Pero estos dos programas de alimentos están disponibles sin importar el estatus migratorio y algunas familias califican para ambos. 

Ana Lilia, por ejemplo, una madre soltera de 37 años en el sur de Minneapolis es el único sostén de sus hijos, de 10 y 5 años. Antes de la pandemia, trabajaba en una pequeña empresa familiar limpiando casas. Pero cuando el gobernador Tim Walz emitió una orden de permanencia en el hogar, no pudo seguir yendo a las casas de otras personas para limpiarlas. Incluso si lo hiciera, no habría nadie disponible para cuidar a sus hijos. 

Con sus ingresos cortados, y sus hijos sin poder ir a la escuela, la caja de comida semanal llena de productos básicos como fruta fresca y leche ha demostrado ser una gran ayuda.

Lilia, quien respondió a las preguntas en español y pidió que la identificaran sin usar su apellido, llegó a los EE. UU. desde México hace 20 años. Como muchos de sus amigos de la comunidad latina, le preocupa que los beneficios públicos se cuenten en su contra como una “carga pública”. En virtud de un cambio reciente de las normas de la administración Trump, recibir ayuda pública puede dificultar la obtención de la tarjeta verde o de ciertos visados, lo que ha disuadido a algunos inmigrantes a no utilizar los beneficios públicos.

Pero a Lilia no le preocupan las cajas de comida y la tarjeta de beneficios alimentarios pandémicos que ayudan a alimentar a sus hijos. Para empezar, son para sus hijos, no para ella. Por otra parte, ni preguntan sobre el estado de inmigración, ni cuenta para la determinación de una carga pública. Y recoger una caja de comida es tan fácil sin hacer preguntas que ni siquiera tiene que salir de su coche.

Esto es a propósito, explica Danzl. “Ofrecemos la recogida sin contacto, así que típicamente una familia se detendrá, indicará para cuántos niños necesitan las cajas de comida, abrirá el maletero y podrá continuar con su día”, dijo Danzl.

Lilia también encontró que el programa de beneficios alimentarios para la pandemia era fácil de solicitar. Un breve formulario en línea (y disponible en inglés, hmong, somalí, español y vietnamita) pide los nombres de sus hijos y dónde van a la escuela. Los niños califican si normalmente reciben MFIP, SNAP o almuerzo gratis o a precio reducido. En 2019, el 55 por ciento de los estudiantes de Minneapolis calificaron para recibir almuerzo gratis o a precio reducido. En algunas escuelas con altos niveles de pobreza, las familias pueden ser elegibles incluso si normalmente no califican para el almuerzo gratuito o a precio reducido.

Las familias elegibles pueden recibir $325 por niño para compensar los almuerzos perdidos desde marzo hasta principios de junio. En agosto, se dispondrá de 100 dólares adicionales por niño para ayudar en los meses de verano. 

Nikki Farago, comisionada asistente de servicios para niños y familias del Departamento de Servicios Humanos de Minnesota dice que los programas están diseñados para aliviar algunas de las tensiones y cargas financieras que la pandemia ha causado.

“Eso es un impacto significativo para sus familias que ahora están en condiciones de proporcionar esas comidas todos los días con la ausencia de la escuela y también teniendo que ayudar con el aprendizaje a distancia y todos los demás factores de estrés que han llegado con esta pandemia”, dijo Farago.

La fecha límite para presentar la solicitud se ha ampliado hasta el 31 de julio. Los estudiantes de pre-kindergarten a 12º grado son elegibles. Los datos del Departamento de Servicios Humanos de Minnesota muestran que, hasta el 25 de junio, casi 200.000 niños de todo el estado ya recibían estos beneficios. 

Decenas de miles de familias ya han solicitado en el área metropolitana de las Ciudades Gemelas, pero el estado estima que el 24 por ciento de los niños elegibles en el condado de Hennepin y el 20 por ciento en el condado de Ramsey aún no han solicitado. En el suroeste del Condado de Nobles de Minnesota, donde vive una gran población latina, el 58 por ciento de los niños elegibles aún no han solicitado el beneficio, según los cálculos del estado, uno de los índices de solicitud más bajos de Minnesota.

 

Más de 2 millones de comidas distribuidas en Minneapolis; 5 millones en St. Paul

La mayoría de los veranos, las escuelas públicas operan programas de distribución de alimentos en asociación con parques y bibliotecas. Típicamente, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, que financia el programa, requiere que los niños lleguen en persona y coman en grupo, a una hora designada. 

Pero debido a la pandemia, se han aflojado algunas restricciones para permitir que los estudiantes o sus padres se lleven las comidas a casa. Y en lugar de una sola comida a la vez, los padres y las familias de algunos distritos pueden recoger una caja de 14. Las escuelas públicas de Minneapolis han distribuido más de 2 millones de comidas gratis desde el comienzo de la pandemia. 

Las escuelas públicas de St. Paul, que albergan sitios de recolección de alimentos y también los entregan a los hogares de los estudiantes, han servido 5 millones de comidas en el mismo período de tiempo. 

Stacy Koppen, directora de servicios de nutrición de las escuelas públicas de St. Paul, dijo que el distrito duplicó el número de comidas distribuidas cuando comenzó el programa de entrega a domicilio. De esa manera, pudieron llegar a las familias que no tienen un transporte confiable.

“Nos reunimos con nuestras familias donde están, y eso es en su casa”, dijo Koppen.

Saint Louis Park, Robbinsdale, Bloomington y Burnsville-Eagan-Savage también están llevando a cabo programas de distribución de comidas hasta el final del verano.

Farago dice que el programa de beneficios alimentarios para la pandemia y el programa de comidas escolares se complementan entre sí. “Su objetivo final es asegurarse de que los niños reciban alimentos nutritivos independientemente de que las escuelas estén abiertas”, dijo Farago.

Con los planes escolares para el otoño todavía inciertos, también lo son los futuros de estos programas. Se necesitaría una ley del Congreso para extender los beneficios alimentarios de la pandemia, que fue aprobada como parte de un paquete de ayuda para el coronavirus en marzo. Minneapolis planea continuar su programa de distribución de alimentos de verano hasta el 21 de agosto. 

Danzl dice que MPS está preparando planes para seguir alimentando a decenas de miles de niños en todos los escenarios posibles de otoño: clases presenciales, aprendizaje a distancia o un híbrido de ambos. 

Lilia dijo que quiere que la gente sepa que no debe tener miedo de recibir estos beneficios alimenticios. Algunas personas de su comunidad temen que se les hagan muchas preguntas cuando vayan a recoger sus cajas de comida, dijo. Les preocupa que sus respuestas puedan perjudicar su situación de inmigración. Pero la única pregunta que Lilia dijo que encuentra cuando recoge una caja de comida es cuántos hijos tiene. De esa manera puede recoger una caja para cada niño.

“Queremos que los niños crezcan sanos y fuertes”, dijo. “Así que necesitan una buena nutrición”.

Cuando le preguntaron qué quiere que la gente sepa sobre el programa, Danzl respondió: “Que estamos aquí. Por favor, vengan a buscar una caja de comida”.

https://sahanjournal.com/health/minnesota-schools-free-food-boxes-benefits/ 

 

 

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.