Leviatán

Leviatán

Leviatán es uno de los cuatro príncipes del infierno, junto a Satán, Lucifer y Belial

Leviatán representa el elemento del agua y el oeste. El elemento del agua en el satanismo se asocia con la vida y la creación y puede ser representado por un cáliz durante el ritual.

Esta asociación fue inspirada por la jerarquía demoniaca de El libro de Magia Sagrada de Abra-Melín el mago. La iglesia de Satán usa letras hebreas en cada uno de los puntos de Sigilo de Baphomet para representar a Leviatán. Comenzando por el punto más inferior del pentagrama y en sentido opuesto a las agujas del reloj, las palabras se lee “ןָתָיְוִל”. Transliterado, esto es (LVIThN) Leviatán.

Si hay un monstruo marino cuya leyenda se extiende casi hasta el principio de los tiempos es la del Leviatán. Una bestia que, como ahora veremos, es una mezcla entre un ser celestial que, por los avatares del destino, pasó a servir a las fuerzas malignas de Satanás.

El leviatán es una bestia marina del Antiguo Testamento creada por Dios y relacionada con satanás. Durante la edad de oro de los viajes marinos, los marineros lo identificaban como un horrible dragón-serpiente marino o como una gigantesca y monstruosa ballena que devoraba navíos enteros con sus fauces y al que le encantaba devorar carne humana.

La historia del leviatán era tan temible, que incluso hoy en día se sigue utilizando esta descripción para referiste a un monstruo o extraña criatura.

Para conocer el origen del Leviatán tenemos que irnos al Antiguo Testamento. Allí, en el Génesis, se admite que dios llevó a cabo toda la creación incluidos los monstruos marinos. Una bestia que tenía forma de pez. Una forma aparentemente normal de no ser porque se asegura que medía más de 40 metros y tenía unas fauces que parecían verdaderas cavernas. Unas fauces que le servían para alimentarse de carne humana.

Se dice que este gusto por la carne humana del Leviatán proviene de la relación que tuvo con Satanás. Es entonces cuando dios no duda ni un solo instante en castigarle con el único objetivo de acabar con él. Un hecho que podría ser leyenda, pero, debido a que podemos encontrar textos concretos en la Biblia, hace que los amantes de la historia imposible en general y de la criptozoóloga en particular, lo tomen muy en serio.

“En aquel día Yahvé castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al Leviatán serpiente tortuosa ; y matarán al dragón que está en el mar” (Isaías 27:1)

“Rompiste las cabezas del Leviatán; y lo diste por comida a las tortugas de mar” (Salmo 74:14)

El caso concreto del leviatán es muy particular. Más que nada porque no es solo la cultura judía o la cristiana la que hacen referencia a esta bestia de los mares que come hombres. El propio satanismo habla de ella y otros tantos libros históricos como el Talmud. Unos detalles que nos hace plantearnos si realmente existió. Y es que, a pesar de que la razón, y sobre todo la ciencia nos asegura que no puede haber un monstruo marino con forma de pez que mida varias decenas de metros y que coma hombres, lo cierto es que estos libros, avalados por muchos historiadores, dicen lo contrario.

¿Tenemos pues que reescribir la historia de la fauna marina? ¿Tenemos que aceptar que no conocemos todo lo que creemos conocer del mar? ¿Es posible que del mismo modo que ahora se extinguen algunas especies, otras como el Leviatán dejaran de existir? Preguntas a las que muchos no quieren responder porque seguramente sean respuestas incómodas desde todo punto de vista.

Si te apasionan los monstruos marinos, tal vez te interese conocer La historia del Thalattoarchon Saurophagis, un temible predador marino que existió realmente y del que aún hoy en día se realizan investigaciones…

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.