Tema Central – 829 – George Floyd

George Floyd: “No puedo respirar”

Miles protestan en Minnesota tras la muerte de un afroamericano a manos de policías

Ciudadanos y otras figuras políticas en el Congreso se unieron para denunciar que “ser afroamericano en Estados Unidos no debe ser una condena de muerte”

Miles de personas protestaron anoche en Minneapolis por la muerte a manos de policías, del afroamericano George Floyd, ocurrida 24 horas antes.

La protesta empezó en el lugar de la muerte de Floyd y terminó frente a una comisaría cercana, donde la Policía antidisturbios lanzó gases y pelotas de goma a los manifestantes tras algunos desperfectos, según el periódico local The Star Tribune.

Los manifestantes marcharon al grito de “¡no puedo respirar!”, el mismo que pronunció Floyd mientras uno de los agentes le tuvo inmovilizado durante minutos con la rodilla sobre su cuello.

La congresista demócrata Ilhan Omar, que representa a la ciudad de Mineápolis, dijo que “lo que está ocurriendo esta noche en la ciudad es vergonzoso”, al instar a la Policía a “actuar con moderación” y dar “espacio para sanar” a la comunidad.

“Disparar pelotas de goma y gases lacrimógenos a manifestantes desarmados cuando hay niños presentes no debería ser tolerado. Nunca”, afirmó.

Por su parte, el concejal de Minneapolis Jeremiah Ellison, calificó la actuación policial de “repugnante”.

“Hasta ahora, no he podido evitar que la Policía dispare de manera indiscriminada contra la multitud”, declaró Ellison, quien explicó que estaba ayudando a los manifestantes: “Hace unos instantes, sostuve una toalla en la cabeza de una adolescente mientras le brotaba sangre”.

El alcalde de MInneapolis, Jacob Frey, anunció la tarde de este martes el despido de cuatro agentes de Policía implicados en los hechos que derivaron en la muerte de Floyd, incluido el uniformado que aparece en los vídeos con la rodilla sobre su cuello.

“Ser afroamericano en Estados Unidos no debería ser una condena a muerte”, expresó Frey.

Varios transeúntes presenciaron los hechos ocurridos el lunes con Floyd, lo que facilitó que vídeos se difundiesen rápidamente en las redes sociales. La Policía lo había detenido bajo sospecha de haber intentado usar un billete falso de 20 dólares en un supermercado.

“Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor”, se escucha a Floyd, de 40 años, mientras el hombre agoniza.

Tanto el FBI, como las autoridades estatales en Minnesota han iniciado una investigación sobre los hechos.

 

George Floyd, el hombre que murió en incidente policial era un buen amigo y como familia para su jefe y otros

Por Paul Walsh, Star Tribune

Amigos y empleadores recuerdan a George Floyd como un gran hombre con un gran corazón.

Floyd, de 46 años, nativo de Houston, apodado “Big Floyd” y también conocido como Floyd Perry, vivía en St. Louis Park y trabajó en seguridad durante años en el Conga Latin Bistro, donde fotos de su trabajo lo muestran vestido con un traje muy elegante.

Una regular de Conga, Luz María González, dijo que se solía venir temprano antes de ir a bailar los viernes por la noche para bromear y comer con Floyd, que “cuidaba de la gente”.

Floyd murió el lunes por la noche bajo custodia policial en el sur de Minneapolis durante un encuentro capturado en video por un transeúnte y transmitido por Facebook. El video de 10 minutos muestra al oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin arrodillado encima el cuello de Floyd mientras estaba esposado, y se quejaba de que no podía respirar, antes de perder la conciencia.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, despidió el martes a Chauvin y a otros tres oficiales que estaban presentes en la escena, a la vez que el vídeo provocaba una intensa reacción en todo el país.

Christina Dawson, la ex novia de Floyd que se mantenía en términos amistosos con él, dijo que ella y otras personas cercanas a ella “estuvieron despiertas toda la noche buscando y llamando, y esperando que no fuera él. Alrededor de la medianoche o la 1, veo en mis [medios sociales] que hay un video de otro hombre negro que está siendo atacado”.

Entonces ella encontró y vio el video.

“Cuando le oí decir ‘No puedo respirar’, supe quién era”, dijo al Star Tribune el martes por la tarde, no hacían 24 horas que la policía había inmovilizado a Floyd en la acera. “Finalmente conectamos con su familia. Por supuesto, era él”.

Dawson dijo que ella y Floyd habían estado juntos por casi tres años hasta su muerte. “Siento mucho que esto le haya pasado a sus hijos, familia y amigos. Ese rey no tenía que morir antes de tiempo”.

González vio a Floyd por última vez justo antes de que el brote de coronavirus cerrara los restaurantes hace unos dos meses, cuando mencionó que le gustaba el Tajín, una especia mexicana.

González le dijo a Floyd que ella le conseguiría la especia para la próxima vez que se vieran, pero las restricciones de COVID-19 dejaron ese gesto sin cumplir.

“Tengo un poco”, dijo. “Ahora supongo que la pondré en su velorio”.

Jovanni Thunstrom, un establecido empresario de Minneapolis, dijo que al principio no reconoció al afroamericano que moría bajo la rodilla de un policía blanco en el sur de su ciudad.

“Quedé sorprendido cuando vi el vídeo”, dijo Thunstrom, propietario del Conga Latin Bistro en East Hennepin Avenue. “No sabía quién era este pobre tipo”.

Thunstrom se enteraría más tarde de que el hombre que murió el lunes por la noche tras el altercado en la calle E. 38 y la avenida Chicago S. era Floyd, un empleado quien también le alquilaba una residencia en St. Louis Park.

“La forma en que murió, estaba rogando por su vida”, dijo Thunstrom, que vio por última vez a Floyd hace una semana, cuando vino a pagar su alquiler. “Sólo espero que se le haga justicia. … No lo entiendo.”

Thunstrom dijo que Floyd trabajó en el restaurante durante los últimos cinco años, pero que era más que un simple empleado para él, para otros empleados y para otros clientes.

Floyd era “un buen amigo, una buena persona y un buen inquilino”, dijo. “Era de la familia. Sus compañeros de trabajo y amigos lo amaban”.

El dueño de restaurante, llevó sus emociones a Facebook, diciendo que la muerte de Floyd fue “un simple asesinato. No puede quedar impune”.

Luego terminó su publicación diciendo que “le gustaría seguir escribiendo, pero mi visión está borrosa por las lágrimas … Lo siento. Normalmente no lloro”.

González, que vio el video por primera vez antes de acostarse sin darse cuenta de que era Floyd, dijo “tiene que haber consecuencias. Esto está sucediendo en toda América. … Era un hombre amable que no merecía morir”.

Otra patrocinadora de la Conga, Jessi Zendejas, llamó a Floyd un “gigante gentil” que mantenía a todos en el restaurante seguros.

“Todos los que lo conocen sabían que le encantaban los abrazos de sus clientes regulares cuando trabajaba como guardia de seguridad”, dijo Zendejas en Facebook. “Se enojaba si no te detenías a saludarlo porque honestamente le encantaba verlos a todos y verlos divertirse”.

Zendejas recordó que “en los días en que no traía cambio extra para el guardarropa, me guardaba mis cosas en su armario y se aseguraba de que las recuperara”.

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.