Nataraja

El rey de la danza destructiva del universo

La forma más conocida de representación de Natarash es mediante una estatua, la encontrada en Tillai, nombre tradicional del municipio de Chidambaram. También es conocido como “Sabesan” que es la contracción de «sabayil aadum eesan» que en tamil significa ‘el señor que danza’. Es la forma más común de representar a Sivá en el sur de la India, y es la más famosa deidad del templo de Chidambaram.

La danza de Shivá se plantea como un baile de destrucción. Según la leyenda, algunos enemigos deseaban destruir a Shivá. Enviaron un enano (considerado por los hinduistas como seres demoníacos o la encarnación del mal) llamado el diablo del olvido. Para combatirlo, Shivá inició su danza cósmica, subyugando al demonio y liberando al mundo. Shivá salta sobre el enano y le aplasta la espalda con un pie.

La figura de Natarash lo muestra con cuatro brazos, dentro de un círculo de llamas y bailando sobre un enano (símbolo de la ignorancia humana). La figura del Natarash muestra a Sivá como la fuente del movimiento dentro del cosmos, representado este por el círculo de llamas.

La danza de Shivá está compuesta por la combinación siempre fluyente de sus cinco actividades. El poder de la creación está representado por la mano derecha en alto y el tambor, sobre el cual toca y produce las vibraciones de las que emanan los ritmos y ciclos de la creación. El poder de mantener está representado por la mano derecha de abajo en un gesto de bendecir o indicación de no temer. El poder de destrucción se muestra a través del fuego que sostiene en su mano izquierda elevada en una pose de media luna. El poder de ocultar es aquel que esconde la verdad, permitiendo así el crecimiento y eventual cumplimiento del destino, representado por el pie derecho parado sobre el demonio postrado. El poder de revelar brinda conocimiento y libera el espíritu. Este está representado por el pie izquierdo levantado y la mano izquierda hacia abajo como una trompa de elefante.

Puede llevar en su cabello una sirena, una calavera, una cobra o una luna creciente. Los tres ojos simbolizan el sol, la luna y el fuego o los tres poderes; crear, preservar y destruir. Dos ojos representan el mundo de dualidad mientras que el ojo del medio muestra la visión de no-dualidad. Su sonrisa indica una transcendencia imperturbable.

Si hay un baile simbólico de destrucción sin duda ese es el de Nataraja, el rey del baile, aquella danza frenética destinada a producir la destrucción del universo y prepararlo así para que llegue luego el dios Brahma y comience de nuevo con su creación.

También se dice Natarash, donde nata significa baile y rash rey. Según una de las leyendas más populares, los enemigos de Shiva/Nataraja deseaban acabar con él. Por ello enviaron a un enano, algo que los hinduistas consideran la encarnación del mal.

El enano era llamado el diablo del olvido. Para hacerle frente Shiva comenzó una danza cósmica, sometiendo al enano y aplastándole su espalda con un pie.

Nataraja suele aparecer representado con cuatro brazos, en el interior de un círculo de llamas y danzando sobre un enano, que es el símbolo de la ignorancia humana. El movimiento de la danza es el movimiento del cosmos.

Símbolos de la danza de Nataraja

El poder de la creación aparece representado al mostrar la mano derecha en alto junto al tambor, instrumento que al tocarlo genera las vibraciones de las que emanan los ritmos y ciclos de la creación.

El poder de mantener se simboliza con la mano derecha de abajo indicando una expresión de bendecir o también se puede interpretar como que no se tiene miedo.

La destrucción aparece mediante el fuego que sostiene Nataraja en su mano izquierda, al elevarla en pose de media luna.

El poder de ocultar, aquel que esconde la verdad y da la oportunidad del eventual cumplimiento del destino, se muestra mediante el pie derecho detenido sobre el demonio postrado.

Por último, el poder de la revelación, el cual produce el conocimiento y libera el espíritu, se manifiesta con el pie izquierdo levantado y la mano izquierda mirando hacia abajo, como si fuera una trompa de elefante.

Shiva/Nataraja

Todo el simbolismo de Shiva/Nataraja es religión, ciencia y arte todo en uno. Esta danza permite un entendimiento profundo y oculto de nuestro universo. Muchos de los filósofos hindúes piensan que esta representación de la divinidad es la imagen más clara de la actividad de Dios.

Sin embargo, Shiva también es el símbolo de la quietud y el movimiento, los cuales van de la mano, o mejor dicho de sus múltiples manos. La quietud habla de la paz y el equilibrio en el interior. El movimiento representado por su cabello ondeando para todos lados no es otra cosa que la furia del universo.

Nataraja es el nombre sánscrito del dios Shiva, quien realiza una frenética danza para aniquilar el universo y prepararlo para que Brahma vuela a rehacerlo.

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.