CRISIS DE OPIO

En los Estados Unidos

¿Qué son los opiáceos?

Los opioides son una clase de medicamentos destinados a controlar el dolor. Los opiáceos recetados se conocen comúnmente como analgésicos porque se recetan para el dolor. Los ejemplos de opioides recetados incluyen hidrocodona, oxicodona, morfina, metadona y fentanilo. La heroína es un opioide ilegal.

Los opioides son altamente adictivos y pueden conducir a tolerancias más altas. Esto significa que la persona necesita una dosis más alta o más fuerte para sentir los efectos del medicamento. Sobredosis de opiáceos puede ocurrir cuando alguien ha tomado una dosis muy alta o fuerte, ha mezclado opioides con otras drogas o si la persona tiene ciertas condiciones médicas. La sobredosis de opiáceos es peligrosa porque puede provocar una disminución de la respiración, lo que puede ocasionar la muerte. En los Estados Unidos de 1999 a 2015, más de 200,000 personas murieron por sobredosis de prescripción relacionada con opioides.

Naloxone es un medicamento que puede ayudar a detener una sobredosis de opiáceos. Si está en riesgo o conoce a alguien en riesgo de una sobredosis de opiáceos, puede obtener naloxona de su farmacia o médico.

 

El condado de Hennepin, el gobernador Mark Dayton, y la legislatura estatal, entre otros, abordan esta epidemia en Minnesota

La crisis relacionada con el número de muertes ocasionadas por el uso de opiáceos está arrasando con el estado y la nación. Aquí en Minnesota La Oficina del Sheriff del Condado de Hennepin reportó que las muertes relacionadas con opiáceos aumentaron un 47 por ciento desde el 2015 y se estima que crezca este año.  Las muertes relacionadas con los opiáceos se han disparado en todo el país en los últimos años. En octubre, el presidente Donald Trump ordenó al Departamento de Salud y Servicios Humanos que declarara que la epidemia de opiáceos era una emergencia de salud pública.

Las estadísticas preliminares muestran que durante 2017, el condado de Hennepin experimentó 162 muertes relacionadas con opiáceos, un número que probablemente aumentará a medida que lleguen los números finales. Esto marca un nuevo récord para el condado, superando las 153 muertes relacionadas con opioides del año pasado, y resultando en un aumento de más del 47 por ciento desde 2015.

“Es sorprendente ver un aumento de casi el 50 por ciento en las muertes relacionadas con los opiáceos durante los últimos dos años”, dijo el sheriff del condado de Hennepin, Rich Stanek. “Por esta razón, la Oficina del Sheriff utilizará todos los recursos locales y federales disponibles para evitar que el suministro ilegal de drogas ingrese a nuestra comunidad, y para crear conciencia sobre la seguridad pública y la epidemia de salud pública”.

El año pasado, en respuesta a los altos números que entonces registraban, el sheriff Stanek y la Oficina del Sheriff del condado de Hennepin lanzaron una campaña de prevención del abuso de drogas llamada #NOverdose. Como parte de la campaña, la Oficina del Alguacil se ha asociado con organizaciones escolares, organizaciones de cumplimiento de la ley, funcionarios electos, empresas y organizaciones comunitarias y de salud para ayudar a educar a la comunidad sobre los peligros actuales de las drogas, las tendencias y la prevención.

“La Oficina del Sheriff participó en casi 130 eventos durante 2017, desde hablar en grupos pequeños en reuniones rotativas locales, o asociaciones con los Minnesota Vikings y Twins, hasta educar a los asistentes a la feria estatal durante los 12 días del evento en nuestro stand #NOverdose. Con cada evento, nos dimos cuenta de que muchos miembros de la comunidad no estaban al tanto de los peligros que plantean los opiáceos y los impactos que tienen en todas las familias, en cada parte del condado,” dijo el Sheriff Stanek. “Todavía se necesita más educación y continuaremos nuestra campaña #NOverdose de prevención de drogas durante 2018”.

El 2017 también marcó el primer año en que se encontró carfentanil como causa de muerte en Minnesota, resultando en al menos 14 muertes para fin de año. Durante 2013 y 2017, el condado experimentó más de 650 muertes relacionadas con opioides, con un aumento sustancial durante los últimos dos años. De acuerdo con la Drug Enforcement Agency, carfentanil es un opioide sintético que es 10.000 veces más potente que la morfina y 100 veces más potente que el fentanilo, que a su vez es 50 veces más potente que la heroína.

Según los datos de 2016 del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, las sobredosis de drogas son la principal causa de muerte entre los estadounidenses menores de 50 años. Muertes relacionadas con drogas sintéticas, específicamente fentanilo y carfentanilo, junto con muertes relacionadas con drogas no opiáceas, tales como la cocaína y la metanfetamina, han causado un aumento significativo en las muertes anuales por sobredosis de drogas tanto a nivel nacional como local.

El Gobernador Mark Dayton también ha publicado un nuevo informe sobre la crisis de los opiáceos en Minnesota y presentó una legislación bipartidista para frenar el abuso de opiáceos y salvar vidas. Las propuestas legislativas del gobernador invertirían en estrategias para abordar el abuso de opiáceos en todo Minnesota.  Hubo 395 muertes por sobredosis de opiáceos en Minnesota en 2016, lo que representa un aumento del 18 por ciento con respecto al año anterior. El nuevo informe describe estrategias agresivas para reducir el flujo de opiáceos ilícitos, mejorar las opciones de tratamiento y apoyar a las comunidades afectadas.

El gobernador anunció una lista de propuestas legislativas que combatirían la crisis de opiáceos y se basan en las recomendaciones de un nuevo informe publicado que describe estrategias para abordar la crisis de los opiáceos que está dañando a las personas y las comunidades en todo el estado. Basándose en las acciones pasadas de su administración, las propuestas de abuso de opiáceos del Gobernador Dayton invertirían anualmente alrededor de $ 12 millones en estrategias de alto impacto para tratar y prevenir el abuso de opiáceos, especialmente en comunidades que se ven desproporcionadamente afectadas por la adicción a los opiáceos.

“Cada año, miles de habitantes de Minnesota se vuelven adictos a los opiáceos y cientos de ellos pierden la vida debido a sus adicciones”, dijo el gobernador Mark Dayton en una carta incluida en el Plan de Acción. “Nuestra Administración ya ha tomado medidas agresivas para reducir el flujo de opiáceos ilícitos, mejorar las opciones de tratamiento, y apoyar a las personas y las áreas afectadas. Pero debemos hacer mucho más para salvar vidas y reducir el terrible daño a nuestras comunidades. Debemos tomar medidas decisivas en esta sesión legislativa para reducir los abusos y garantizar que todos los habitantes de Minnesota que sufren estas adicciones reciban el tratamiento y el apoyo que necesitan”.

“No quiero ver a otras familias pasar por lo que mi familia sufrió cuando perdimos a nuestro hijo por una adicción a los opiáceos”, dijo el Representante Estatal Dave Baker, R-Willmar. “Trabajando en sobrepasar divisiones partidistas, podemos continuar abordando el abuso de opioides en nuestro estado y ayudar a prevenir las muertes relacionadas con los opioides. Espero con interés trabajar con el Gobernador y mis colegas en la Legislatura para combatir la crisis de abuso de opioides de Minnesota en esta sesión”.

“Estamos perdiendo una generación de Minnesotanos por el abuso de opiáceos, con cientos de vidas perdidas cada año”, dijo el senador estatal Chris Eaton, DFL-Brooklyn Center. “Debemos tomar medidas en esta sesión para ampliar el acceso a medicamentos que salvan vidas como Narcan, reformar las prácticas de prescripción de opioides, y mejorar los servicios de tratamiento y prevención. Estas propuestas legislativas, ampliamente apoyadas, son un primer paso importante para reducir los abusos y salvar vidas”.

Las propuestas legislativas del Gobernador Dayton reducirían las barreras al tratamiento de los opiáceos y los servicios de recuperación al invertir en opciones de tratamiento local. Las propuestas del Gobernador también mejorarían los servicios de emergencia a través de un mayor acceso a medicinas para sobredosis que salvan vidas, y apoyarían los esfuerzos de aplicación de la ley para reducir el flujo de opiáceos ilícitos en nuestras comunidades.

Nuestra Comunidad

Situación

  • Existe consenso entre los oficiales de salud pública, legisladores, profesionales que trabajan con personas con trastornos por consumo de sustancias (TCS), activistas, organizaciones de recuperación y las familias de que actualmente hay una crisis relacionada al uso de opiáceos y otras sustancias en los Estados Unidos
  • En el 2015, las muertes por sobredosis de opiáceos excedieron 33,000, sobrepasando por primera vez aquellas por accidentes de carros y homicidios con armas de fuego.
  • La mayoría de los informes de los medios y acercamientos de salud pública subsiguientes se han enfocado en personas blancas, de clase media y de comunidades urbanas; sin embargo, las comunidades minoritarias han experimentado los efectos de esta crisis hace décadas.
  • La disponibilidad de heroína a bajo costo, opiáceos prescritos, desempleo, condiciones de vida subestándares, encarcelación en masa, y el racismo institucionalizado contribuyen al estado actual.

¿Qué ha cambiado?

  • A pesar de que el uso de opiáceos analgésicos es menor en adultos hispanos (4.9%) al ser comparados con adultos blancos y adultos negros no-hispanos, la comunidad sigue siendo impactada de forma desproporcionada por trastornos por uso de opiáceos. 1
  • Según datos del 2015 de la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA por sus siglas en inglés), 17% de admisiones a tratamiento entre mexicanos fue por uso de opiáceos, 49% de admisiones de puertorriqueños, 20% de admisiones entre cubanos y 22% para otros hispanos.1
  • Además, los hispanos tienen la tasa más alta de personas sin seguro médico con 23%.1

Retos y Dirección

  • Los hispanos y latinos están subrepresentados en las profesiones relacionadas a la salud conductual y muchos profesionales no poseen la competencia lingüística y cultural para involucrar a las comunidades de forma efectiva. Estos retos afectan el acceso, la retención y resultados de tratamiento.
  • Los datos reflejan la necesidad de comprender mejor el trastorno por consumo de opiáceos al igual que el tratamiento y apoyo en recuperación en hispanos y latinos.
  • Atender esta crisis requiere que los proveedores de servicio integren y atiendan los elementos culturales, modelos basados en evidencia, y prácticas prometedoras que son centrales para el tratamiento efectivo de hispanos y latinos.

 

Referencia:

Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. (October 25, 2012). The NSDUH Report: Need for and Receipt of Substance Use Treatment among Hispanics. Rockville, MD. Retrieved from http://www.samhsa.gov/ data

Leave a Reply

Message:*

Name:*

Email:*

Website:

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.