Adiccion a la Marihuana

Por Vida y Sabor

Según esta definición, la “adicción” al cannabis no parece descabellada: muchos consumidores de cannabis con fines lúdicos presentan algún grado de comportamiento compulsivo, y los consumidores habituales o de diario pueden experimentar consecuencias perjudiciales sobre su modo de vida – tales como dificultad para mantener las rutinas normales, entre las que se incluye el trabajo, hacer ejercicio y incluso comer con regularidad.

Se ha demostrado que el cannabis provoca tolerancia en los consumidores habituales, y también se ha demostrado que causa síntomas de abstinencia cuando se deja de consumir bruscamente. Entre los síntomas de abstinencia se incluyen la irritabilidad, pérdida de apetito, dificultad para dormir, ansiedad, ansias de cannabis, cambios de humor y el aumento de la temperatura corporal. Generalmente, los síntomas de la abstinencia de cannabis comienzan el primer día que deja de consumirse, duran como máximo hasta dos o tres días después, y son insignificantes a finales de la primera semana.

Para aquellos que han fumado cannabis en repetidas ocasiones, el riesgo de dependencia aumenta hasta alrededor del 33%, y para los que consumen cannabis a diario, se cree que el riesgo de dependencia es de hasta el 50%. Según un estudio australiano de 2002, los consumidores de cannabis dependientes informan de un uso compulsivo con más frecuencia que los consumidores de alcohol dependientes. Se cree que los síntomas de la abstinencia se manifiestan con tanta frecuencia como con la abstinencia de alcohol, y se comunica que la tolerancia es significativamente menos frecuente.

Se ha demostrado que las terapias cognitivo-conductuales (TCC) pueden ser muy eficaces a la hora de disminuir la compulsión de consumir cannabis. Entre otras formas de terapia que pueden ayudar a un consumidor habitual a moderar su consumo o a dejar de consumir por completo, se incluyen terapias basadas en mejorar la motivación y en la familia.

Desde luego, sería poco sincero suponer que el consumo prolongado y habitual de cualquier droga es totalmente seguro y no tiene consecuencias negativas, sin tener pruebas empíricas claras de que es así. Sin embargo, muchos consumidores habituales de cannabis hacen caso omiso a las señales de advertencia, que avisan de una conducta compulsiva y dependiente, y continúan consumiendo cannabis en exceso, creyendo que el daño a largo plazo será insignificante.

Los trabajos y estudios existentes indican que aunque estos casos son mucho menos frecuentes que con otras sustancias causantes de dependencia, el cannabis puede provocar dependencia física. Por lo tanto, las personas preocupadas por su consumo excesivo o compulsivo deben buscar ayuda profesional tan pronto como el problema parezca estar fuera de control.

Leave a Reply

Name:*

Email:*

Website:

Message:*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.