Como dejar a tu pareja

Por Alberto Soler Sarrio

A veces las relaciones se acaban. Es una realidad. Al principio es sencillo mantenerse en la relación, pero conforme avanza el tiempo hay parejas que no saben gestionar todo lo que implica una relación y ésta acaba degradándose hasta que se acaba de manera definitiva. Si has llegado a preguntarte cómo dejar a tu pareja quizá el fin de la misma está cerca.

Existen muchas formas diferentes de acabar con una relación, de hecho hasta podríamos crear una tipología en función de la forma de cortar con la pareja:

El tecnológico: hay quien deja a su pareja mediante un mensaje de WhatsApp, o lo que es peor, mediante una actualización de estado en Facebook o cambiando la foto de perfil. Sí, hay gente que lo hace.

La olla exprés: hay quien opta por ir acumulando resentimiento hacia su pareja desde el primer día. Nunca dice nada, siempre pone buena cara a su pareja, es el novio/novia ideal, pero la tensión por dentro va creciendo hasta el punto en el que explota y después no crece la hierba a mil metros a la redonda. La reacción alrededor suele ser unánime: “con lo bien que se os veía juntos, no me lo habría imaginado nunca”.  

El trapecista: es quien, antes de dar el salto tiene muy claro dónde va a caer. ¡Nadie es tan tonto como para lanzarse al vacío sin red! Necesita tener una nueva pareja mínimamente asegurada antes de atreverse a dejar su actual relación. Se caracteriza por no haber estado más de dos semanas sin pareja en los últimos diez años, habiendo cambiado varias veces de pareja.

Pretty Woman: es quien cree en las películas románticas y aún no ha descubierto que son tan ciencia ficción como Regreso al Futuro o Star Wars. Cambia constantemente de pareja esperando encontrar aquella que le haga tener “mariposas en el estómago” y que “nunca acabe la pasión“. Sus relaciones suelen durar una media de cuatro meses, que es aproximadamente lo que dura el proceso de enamoramiento fisiológico.

El indeciso: suele estar más tiempo rompiendo con su pareja que tiempo ha durado la relación. Puede estar dos meses en una relación, pero “estar dejándolo” durante un año. Es esa persona a la que le dices “menos mal que lo habéis dejado, con lo mal que me caía tu novio/a” y te responde “ayer volvimos (por cuarta vez)“ 

El agente doble:  Es incapaz de ser sincero o fiel a su pareja. Si va a tomar algo con los amigos, te dice que estaba trabajando. Si estaba trabajando, te dice que estaba con los amigos. Tiene verdadera alergia a que le controlen, y abandona la relación cuando lleva varios meses con otra pareja.

Todos estos perfiles, de hecho, pueden combinarse creando unos nuevos; por ejemplo, es bastante frecuente encontrarse con un agente doble trapecista, con un tecnológico indeciso, etc.

Pues bien, todo esto son formas en las que no se debe dejar una relación. Son la receta perfecta para hacer daño a tu pareja y a ti mismo. Es verdad que las relaciones se acaban, y esto no es el fin del mundo, pero hay que saber gestionarlo de una forma correcta y respetuosa con esa persona con la que has compartido tu vida durante un tiempo. Hay que ponerse en el lugar de la otra persona, tener empatía, ser sincero y respetar sus tiempos. Siempre hay que hacerlo cara a cara, con sinceridad y manteniendo la cordialidad. Si todo ha acabado, ¿para qué hacer daño? No hay que dar falsas esperanzas (“tenemos que darnos un tiempo”) y ser sinceros.

Si te has enamorado de alguien que no es tu pareja, quizá lo mejor para esa nueva relación es ponerla en pausa hasta que dejes tu actual relación. De lo contrario, el mensaje que transmites a esa persona de la que te acabas de enamorar es: “soy una persona infiel y no tengo ningún problema en mentir a mi pareja con otra persona que acabo de conocer”. No es una buena carta de presentación para iniciar nada, ¿no?

Y si has seguido leyendo hasta aquí, tienes a tu pareja a tu lado, pero de momento no tienes la más remota intención de dejarla, recuerda que la sinceridad, el respeto y la comunicación son los antídotos que hay que aplicar en el día a día, desde el momento cero, para evitar llegar a una situación de ruptura. ¿Si existen estos elementos la pareja durará hasta el infinito? No necesariamente, porque hay muchos más factores que influyen, pero si la sinceridad, respeto y comunicación son la base de la relación y al final ésta se rompe, es difícil que tu pareja o tú os veáis reflejados en algunos de los perfiles que hemos comentado.

 

 

Leave a Reply

Name:*

Email:*

Website:

Message:*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.