DIA DEL MEDIO AMBIENTE

Toma acción y protege tu mundo
Los 60s fueron una década importante en nuestra historia. Fue un tiempo en el que la gente se unió y puso la necesidad de verse los unos a los otros por el color de su piel y decidió enfrentarse al estatus quo. En los 60s los movimientos no solo lucharon por la justicia social, justicia racial, y la economía justa, sino que también defendieron y lucharon por las injusticias ambientales.

tema---673---1

Fue un tiempo en el que el 99%, en otras palabras, NOSOTROS, comenzó a darse cuenta de la importancia del cambio climático. Fue parte de una ola progresiva que necesitaba formarse para poder poner un alto a las injusticias ambientales y que hoy día sigue la lucha para asegurarnos que estamos dejando un planeta sano y seguro para nuestros hijos.

En ese tiempo un día de solidaridad fue establecido como resultado del movimiento y es reconocido como el Día del Medio Ambiente.

 

El origen del día del medio ambiente

En los años 60 la preocupación pasó de los científicos a la gente común, que empezó a sufrir las consecuencias en la vida diaria.

El 15 de diciembre de 1972, en Estocolmo, Suecia, la asamblea general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, designó el 5 de junio como el “Día Mundial del Medio Ambiente”. En aquella ocasión los delegados recomendaron 196 medidas que deberían tomar en cuenta los gobiernos y organismos internacionales para detener la contaminación del suelo, de las aguas y del aire, con miras a hacer más profunda la conciencia universal de la necesidad de proteger y mejorar el medio
ambiente.

Este día es el vehículo a través del cual las Naciones Unidas estimulan la concientización a nivel mundial del ambiente, además de promover la atención y acción política.

Ese día es bueno compartir con los hijos, enseñarle la importancia del “Medio Ambiente” y hacer actividades ecológicas (sembrar, reciclar y usar medios de transporte no contaminante. Estas son partes de las actividades que deben ser realizadas en esta fecha.

 

Nuestra realidad ambiental

Causas como la destrucción de la capa de ozono, la contaminación del agua, el dióxido de carbono, acidificación, erosión del suelo, hidrocarburos clorados y otras como la contaminación por el derramamiento de petróleo están destruyendo nuestro planeta, pero la “causa que produce las demás causas” somos nosotros mismos. Hay personas que no les importa tirar una lata en la calle o un papel, o cualquier otra cosa, sabiendo que cada vez más están contaminando el ambiente.

La deforestación, la quema de bosques y la operación de industrias sin las adecuaciones ambientales necesarias ya tienen su efecto negativo en el clima mundial.

La falta de agua, en varias regiones, la brusca variación del clima, con temperaturas extremas, son algunas de las consecuencias. Asimismo, la contaminación de cauces hídricos y la extinción de especies también conforman el negro panorama con el que se celebra hoy el Día del Medio Ambiente.

El clima viene sufriendo variaciones como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero que se desprenden de las actividades humanas.

El humo negro de vehículos en mal estado produce óxido de nitrógeno, óxido de azufre, polvo y partículas que dañan la salud y el aire. Según las Naciones Unidas, para el año 2020 alrededor de 77 millones de personas serán afectadas por la escasez de agua en todo el mundo; una de las consecuencias del daño ambiental.

tema---673---3

 

 

Tener justicia económica es tener justicia ambiental

Si la tierra es distribuida equitativamente y cuidada por sus habitantes, si el poder lo tuvieran aquellos que están siendo afectados directamente y si todos tuvieran riquezas suficientes para prosperar con dignidad, el cambio climático se habría parado y tal vez las cosas habrían sido completamente diferentes de lo que son hoy día.

El planeta está en crisis por las injusticias de los sistemas de intercambio global, desarrollo y la acumulación de los recursos naturales a manos de algunos individuos, corporaciones y países.

La riqueza del mundo se ha construido por la explotación de muchas de nuestras propias comunidades latinas y de color. Desde la colonización de lo que es hoy los Estados Unidos y el genocidio de las comunidades Nativas, hasta la esclavitud, la búsqueda de la mano de obra barata fuera del país y sin regulaciones justas han causado muchas de las injusticias climáticas y económicas.

 

Corporaciones y países millonarios como los Estados Unidos, Gran Bretaña y corporaciones como Texaco y TransCanada, han invadido comunidades donde hay recursos naturales y la mano de obra que ellos necesitan para su propio beneficio. Bosques por árboles, montanas por carbón, desiertos por aceite, océanos por contaminación producida por las malas prácticas de pesca, y la producción masiva de soya y arroz para que las naciones ricas puedan consumir la comida procesada que adoramos son solo algunas causas de este ciclo de injusticias y explotación.

 

Viviendo en un árbol por 2 años

 

Luna hoy tiene 1032 años gracias a Julia Butterfly Hill. Gracias a ella, este árbol puede seguir viviendo una eternidad en los bosques californianos.

 

Julia nació el 18 de febrero de 1974 en Arkansas. De familia muy humilde, estudió en su casa hasta los 12 años. Su padre era un predicador itinerante y por lo tanto su casa era una caravana que compartía con sus tres hermanos. La vida nómada y ambulante y la influencia paterna la educaron en la escasez y el pragmatismo.

 

El apodo de ButterFly se le atribuye a un viaje familiar de grandes caminatas, durante todo el recorrido una mariposa se posó en su hombro durante todo el recorrido, desde entonces en todas partes la conocen con este apodo.

Cuando tenía 22 años Julia sufrió un grave accidente automovilístico que la llevó a tener secuelas y largas etapas de rehabilitación, mismas en las que ella quiso realizarlas en los bosques californianos, esta etapa cambió para siempre a Julia.

“Me adentré en el bosque y por primera vez experimenté lo que significa de verdad estar vivo. Entendí que yo formaba parte de aquello. Poco después supe que la Pacific Lumber Maxxam Corporation estaba talando esos bosques y mi confusión fue total. Contacté con la asociación Earth First, que hacía sentadas en los árboles para impedir su tala. Así conocí a Luna”.

 

Luna es uno de las milenarias secuoyas del bosque de la ciudad de Stanford, en California. A finales de 1997 la Pacific Lumber Company irrumpió en la arboleda de 60 mil hectáreas para iniciar la deforestación de uno de los ecosistemas más importantes de la zona.

 

Sin embargo, en su camino se topó con Julia, quien a toda costa impediría que Luna muriera en ese bosque.

 

Luna ya tenía sus primeras heridas de guerra, debido a que un leñador lo había partido con una motosierra; no obstante, Butterfly logró impedir que terminara el trabajo. Fue entonces cuando ella trepó al milenario árbol y no bajó sino hasta después de ¡738 días!

 

Así que un pequeño grupo de personas le suministraba por medio de cuerdas y poleas los alimentos necesarios para su estadía, incluyendo pequeños paneles solares para cargar el celular con el que organizaba las entrevistas, buscaba adeptos a la causa o incluso para hablar directamente al senado norteamericano.

 

Luna se convirtió en su pequeño hogar a 60 metros de altura. En un pallet de 3 metros cuadrados cubierta de lona impermeable, una parrilla solar, un cubo con una bolsa hermética para hacer sus necesidades y una esponja para recoger el agua de la lluvia para ducharse, pudo sobrevivir dos años en la copa de esta gran secuoya.

 

Los deforestadores ya la llamaban eco-terrorista, pero el salvarse de esa tormenta era lo que menos le importaba. Fue entonces cuando tomó una actitud más espiritual y dejó sus dolencias de lado para unir su vida a Luna.

 

Ya conocía cada insecto que habitaba en el árbol, cada rincón de luna; tanta fue su unión espiritual que dejó de utilizar arnés y zapatos para dejar de hacerle daño a su gran amigo. Esto le permitió encarar con certeza y ventaja psicológica en la negociación con los taladores

 

A poco más de un año de haber permanecido en el árbol, Julia ya era considerada una fuerte activista que se ganó el respeto y apoyo de muchas organizaciones ecologistas y de los medios de comunicación.

 

Así que comenzó el desfile de famosos que subieron al árbol para visitarla, como Woody Harrelson y Bonnie Raitt. El impacto mediático fue tan grande que se tornó un gran desafío para los taladores.

 

Fue el 18 de diciembre de 1999 cuando, luego de las negociaciones con la maderera, se comprometieron a respetar a Luna y a los demás árboles a 60 metros a la redonda; además de incluir una política medioambiental para todos sus futuros trabajos.

 

Cuidemos el planeta

 

Es muy importante que todos tomemos conciencia de la importancia que tiene cuidar nuestro planeta y nuestros recursos.  En esta página, te mostraremos muchos consejos útiles que te servirán para este fin.

 

Utiliza menos agua

  • Ahorra agua siempre que puedas.
  • Siempre que puedas, recolecta y reutiliza el agua.
  • Mantén cerrado el grifo mientras no necesites el agua que sale para no desperdiciar el agua.
  • Riega por la mañana o bien tarde para que el agua no se evapore enseguida.

 

Ahorra energía eléctrica

  • Apaga las luces.
  • Utiliza bombillas de bajo consumo.
  • Evita utilizar electrodomésticos y energía innecesariamente.
  • Usa menos el aire acodiciando, los calentadores eléctricos y la calefacción
  • Desconecta los aparatos eléctricos y los electrodomésticos.
  • Aprovechar la luz natural.

 

Contamina menos

  • Utiliza menos el coche.
  • Siempre que puedas, utiliza el transporte público.
  • Ahorra combustible.
  • Gasta menos gas.
  • Recicla todo lo que puedas
  • Cuida y reutiliza las hojas de papel.
  • Recicla tu basura y todo lo que puedas.
  • Separa la basura.
  • Compra productos reciclados.
  • Evita usar recipientes de aluminio y de plástico.
  • Genera menos desperdicios
  • Utiliza pilas recargables.
  • Evita usar productos desechables.
  • Si tienes que comprar botellas desechables, compra botellas más grandes
  • Evitar utilizar bolsas de plástico cuando puedas utilizar otras.
  • Veamos de qué manera podemos evitar esto:
  • Dejar de usar los aerosoles que no tengan la leyenda que “no afectan a la capa de ozono”.
  • No quemar hojas o ramas secas, ni mucho menos plásticos o neumáticos, ya que aumentan la cantidad de dióxido de carbono.
  • Tengamos todas las plantas posibles en nuestra casa.  Cuidemos las plazas, ya que son purificadores del aire dentro de la ciudad.

 

Otros consejos

  • Evita comprar y usar aerosoles
  • Planta un árbol.
  • No tires papeles ni residuos en la calle.
  • No tires el aceite que no sirva por las cañerías.

 

Leave a Reply

Name:*

Email:*

Website:

Message:*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.