ZAPATOS DE TACON

Conoce su historia

 tema---672---1

El primer calzado

El calzado cubre los pies del ser humano más o menos desde finales del paleolítico, unos 10.000 años a.C. Se sabe por pinturas de aquella época, donde se muestra el trabajo del cuero, específicamente para hacer calzado.

Sin embargo, era más común andar descalzo y sólo se utilizaban para salir de la zona familiar, de confort.

En las civilizaciones antiguas hay numerosos registros de zapatos primitivos, hechos usualmente de cuero. En Egipto, por ejemplo, solamente el faraón y los dignatarios podían llevarlos.

En Grecia, los hombres libres usaban zapatos y en Roma los esclavos iban descalzos y los criminales llevaban pesados zapatos de madera.

El modelo más extendido era la sandalia, aunque también existía la bota. Pero fueron los griegos, en su eterna sabiduría, quienes fabricaron zapatos para diferentes usos y tamaños de pie; así, hubo para sacerdotes, para guerreros, para mujeres…

Los romanos, por su parte, generalizaron el uso del calzado y lo convirtieron también en algo simbólico, que servía incluso para la buena suerte, además de indicar el estatus social de quien calzaba.

 

La oscura Edad Media: la brillante estética de los pies

Mientras transcurre la Edad Media va cambiando el uso que se le da a estos objetos. Ya no serán símbolo de nada, al contrario, hay un gusto cada vez más acentuado por el zapato en sí y se convierte, entonces, en un objeto para celebrar la hermosura del pie o para disimular posibles defectos. Se dice que Carlos VIII usaba tacones de punta cuadrada para tapar los seis dedos que tenía en el pie; o de Luis XIV, que puso de moda los tacones a fin de disimular su pequeña estatura; o de Godofredo de Plantagenet, que usaba polainas para esconder una carnosidad en la punta del pie. De este modo, quienes marcan la moda son los personajes públicos, los reyes, hasta que sucede algo importante para todo el mundo occidental y para los zapatos: la revolución francesa.

Durante la Revolución se procuró un zapato cómodo (¿para la igualdad, la fraternidad y la libertad?), y el tacón fue desplazado por el zapato plano, por escarpines estrechos y por sandalias de tiras enlazadas, como un recuerdo alusivo a la Roma antigua.

 

El siglo XIX, el de la industria del calzado

Comienzan a aparecer nuevos modelos y maneras de fabricar zapatos. A finales de la década del 30 del siglo XIX, el botín es el calzado más popular. De esta época data el calzado Oxford, tan importante durante estos años, y gracias a la maquinaria que se empezó a usar fue posible hablar de una industria del calzado, dándose ya a finales de siglo la producción en serie. Por ello, mandar a hacer un par de zapatos a un artesano era señal de pertenecer a una clase pudiente, un afán claro de distinguirse de los demás.

Siglo XX, el siglo del calzado femenino

La vida de las mujeres a lo largo del siglo XIX cambiaba, pero en el XX, con su incorporación a la vida pública (entre otras razones, por las guerras, cuando comienzan a sustituir en sus puestos de trabajo a los hombres que van a pelear), se pone de manifiesto la necesidad de un calzado acorde con los nuevos tiempos, y así vuelve el zapato bajo, con un look práctico y un tanto andrógino.

tema---672---3

Los zapatos han sido funcionales y estéticos casi desde el momento en que fueron inventados.

Más allá de proteger el pie, el zapato sigue hablando de nosotros, de nuestros gustos y hasta de nuestra cuenta bancaria.

 

Zapatos de tacón. Son elegantes, marcan estilo y aportan a las piernas femeninas ese atractivo único no exento de cierto sacrificio. Zapatos Mary Jane, Pumps, los siempre atrevidos e infalibles “Stilettos”, solo aptos para las entendidas, o los bonitos Peep toe o zapatos de plataforma, mediante los cuales, ganamos más altura y un poco más de “aparente comodidad”. Los hay de varios tipos como ves, de increíbles colores y materiales, sugerentes formas y están diseñados, en esencia, para hacer a la mujer más atractiva.

 

Recordarte además lo que nos dicen los expertos en este tipo de calzado:

 

Un zapato con menos de 6 centímetros se considera un “tacón bajo”. Si está entre los 6 y los 8.5 centímetros entonces estamos ante un “tacón mediano”. Para todos aquellos que pasen de los 8.5 centímetros, se aceptarán ya como auténticos “tacones altos”.

 

Puede que muchas de nuestras lectoras sean fieles devotas de los estilosos zapatos de tacón, de esos de más de 8,5 centímetros. Y si eres hombre, puede que no sepas que hubo una época en que también el género masculino lució en sus piernas auténticos zapatos de tacón. Estamos seguros de que te encantará saber algo más sobre este tema… ¿nos acompañas?

 

Breve historia de los zapatos de tacón

A pesar de que se sospecha que el zapato de tacón tuvo su origen en el siglo XV, hay algunos testimonios artísticos del Antiguo Egipto en los cuales, ya advertimos a algunos hombres y mujeres calzando zapatos de tacón. Repetimos, “hombres y mujeres”. Así es, pero de hecho es precisamente sobre el siglo XV cuando se hace casi imprescindible que el calzado masculino disponga de unos tacones necesarios para que el pie, encaje mejor en los estribos de los caballos. El mundo de la equitación y los zapatos de tacón han ido siempre íntimamente unidos, y aquí radica precisamente su origen.

Son años en que el uso de estos animales es básico, así pues, para que las maniobras sean más cómodas se diseñan calzados específicos para ello. No tenemos más que recordar las clásicas botas camperas, terminadas siempre en un discreto tacón que todo cowboy lució en el pasado y también en el presente. Y una muestra de los antepasados de nuestros zapatos de tacón actuales los tenemos en algunos dibujos de Leonardo Da Vinci, ahí donde vemos cómo los hombres montaban a sus caballos con afilados tacones.

tema---672---2

Los zapatos de tacón iban unidos al mundo masculino, como podemos ver. Era, por así decirlo, algo viril. Pero el siguiente paso, se dio ya cuando se descubrió cómo ese tipo de calzado estilizaba la figura. Era pues inevitable que celebridades como Catalina de Médici, deseara lucirlos en su propia boda. Y aún más, en 1660 un ilustre zapatero llamado Nicolás Lestage, le hizo un estupendo obsequio a su rey al ofrecerle un arriesgado y atractivo par de zapatos ¿Y quién era su rey?  Luis XIV. La moda estaba pues en todo este ambiente cortesano, llegando incluso a hacerse ligeras variantes según la personalidad que los luciera. De este modo, madame de Pompadour, por ejemplo, dio nombre precisamente a una línea de tacones llamada, obviamente, “tacones pompadour”.

Pero ¿y qué hay de los famosos Stiletto? Semejante y arriesgado diseño se le debe a un comerciante y diseñador italiano llamado Giacomo Pirandelli, barón de “Styletto,”. Fue su mente quien ideó una preciosa “tortura” a la que pocas mujeres han podido resistirse desde entonces.

Pero cuidado, la finalidad para la cual fueron diseñados no era precisamente para que las damas lo lucieran, se trataba de un calzado con un auténtico tacón de aguja, ideado, una vez más, para las maniobras ecuestres de los jinetes y como soporte para las espuelas. Increíble.

 

El día en que los hombres dejaron de usar zapatos de tacón

Ahora ya sabemos que fueron los hombres los primeros en utilizar zapatos de tacón. En el Oriente Medio, por ejemplo, todos los hombres los utilizaban, eran parte de una buena equitación para los combatientes de Persia. Los soldados se aferraban a sus estribos y el tacón les permitía así poder sujetarse mejor al animal y mientras, poder utilizar sus armas. El zapato de tacón otorgaba pues un aire viril, y esa imagen es la que tenían de sí mismos personajes como el propio Luis XIV. Pero ¿qué ocurrió entonces? Que también las clases pudientes empezaron a llevar tacones altos, y eso, no podía ser. ¿Solución?  Luis XIV firmó un edicto donde enunciaba que solo los miembros de su corte podían calzar zapatos con tacones altos y de color rojo. Y cuánto más alto mejor, puesto que una de las mejores maneras de tener estatus social era a través de costumbres imprácticas. Lógico.

Pero fue a finales del siglo XVII cuando las cosas empezaron a cambiar. Las modas marcaban que los tacones de los hombres debían ser más bajos y más cuadrados. Mientras que el calzado de las mujeres era ya más esbelto y curvo. Era la época en que la ropa de los hombres iba perdiendo los clásicos atributos femeninos, llegando poco a poco el tiempo en que la masculinidad se ligaba a vestimenta más sobria, más oscura y seria. Los tacones altos o afilados, eran cosa del pasado. En 1740, los tacones altos eran vistos, definitivamente, como algo vulgar y afeminado… Una imagen que mantenemos hasta hoy en día. Aunque quién sabe hasta dónde nos puede llevar el canon de la moda en años futuros….

 

7 curiosidades de caminar con zapatos de tacón

Si amas los tacones y estás cansada de escuchar sobre las desventajas de usarlos, entonces no puedes perderte este artículo por nada del mundo.

 

  1. Tu caminar se vuelve sensual

 

¡Por algo los hombres te miran! Tu silueta se bambolea a cada paso, tus caderas se mueven al son de tus piernas largas con tan sólo caminar con tus tacones favoritos.

No puedes negar que con todos estos beneficios te alcanza y te sobra para usar zapatos de tacón todos los días y gozar de todas sus cualidades. Aprovecha que los tacones son una de las pocas prendas que siempre favorecen a la mujer y úsalos con confianza.

 

  1. Los hombres te miran

Aunque no es un beneficio para la salud ni uno para tu estilo, no puedes negar que es uno que te importa y mucho. Los hombres no pueden dejar de mirar a una mujer que se pasea en tacones frente a sus ojos.

 

  1. Aportan a tu look

 

Unos tacones realzan cualquier atuendo y te hacen ver sofisticada y a la moda. Quedan bien con casi todas las prendas, menos las deportivas, y puedes elegir entre diferentes tipos de alturas y diseños.

 

  1. Mejora tu postura

 

Al usar tacones te ves obligada a caminar erguida y derecha para poder lograr estabilidad y verte estilizada. Esto no sólo mejora tu postura, sino que también te aporta confianza al caminar.

 

  1. Mejoran los músculos del suelo pélvico

 

Un estudio reciente de la Universidad de Verona, Italia, estudió a 66 mujeres que no llegaban a los 50 años y que usaban a diario zapatos de tacón de aproximadamente 7,6 cm.

El resultado de estas investigaciones es alentador para todas las que aman los tacones, pues el uso diario fortalece los músculos de la pelvis.

 

  1. Dan apariencia de piernas largas

 

Tanto si eres bajita como si eres de mediana o alta estatura, unos tacones te benefician al instante porque te alargan las piernas y hacen que te luzcas más. No sé por qué, pero cuando nos ponemos tacones y nos vemos más altas, nos sentimos más atractivas.

 

  1. Dan forma a las pantorrillas

¡Ejercitar tu pantorrilla nunca fue tan fácil! Tan sólo tienes que usar unos tacones a diario y tendrás pantorrillas súper trabajadas.

 

Curiosidades de los zapatos

El calzado forma parte importante de nuestra vida no solo sirven para proteger los pies, sino que son parte de nuestro estilo, pero pocas veces nos detenemos a pensar en la historia y en las curiosidades de los zapatos, desde Zapatos Fluchos te mostramos algunos detalles sobre este accesorio.

 

Parte de la historia

La historia de los zapatos tiene miles de años, proteger los pies fue una necesidad para el hombre del paleolítico, esa es la data más vieja que se tiene sobre ese tema. Aunque el calzado más antiguo que han hallado los investigadores es de entre los años 7.000 u 8.000 antes de Cristo, eran sandalias, estas fueron encontradas en Oregon, Estados Unidos.

 

Por otro lado, el primer zapato hecho de cuero de vaca fue encontrado en Armenia, calculan que es de 5.500 años antes de Cristo, era una sola pieza de cuero amarrada con una cinta del mismo material.

 

Pies y calzado en cifras

En la compra de zapatos sabemos que se considera que las mujeres son las fanáticas número 1 de los zapatos, muchos dicen que no pueden parar de comprarlos, así sean incómodos o ya tengan su armario lleno de pares de todos los modelos, los números respaldan esta idea: un promedio de 19 pares de zapatos tiene cada mujer, de los que normalmente usan menos de la mitad.

Se calcula que una mujer comprará 469 pares de zapatos en su vida. En Europa estudios han determinado que una persona consume (compra) anualmente 5.5 zapatos.

Las mujeres muchas veces usan zapatos incómodos, solo pensando en el estilo o la combinación, por eso son cuatro veces más propensas a sufrir problemas en los pies que los hombres. Esta parte del cuerpo es muy delicada, tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, por eso es importante escoger el mejor calzado, que no afecte la salud de nuestros pies.

 

Zapatillas millonarias

Cuando compramos zapatos siempre vemos algún par que consideramos muy costoso, que está fuera de nuestro presupuesto, pero ninguno como las zapatillas réplicas de las usadas por Dorothy en el Mago de Oz que se subastaron por 3 millones de dólares (2 millones 400 mil euros aproximadamente).

Estas zapatillas rojas fueron creadas en 1989 por Ronald Winston, hijo del también famoso diseñador de joyas Harry Winston. Se hicieron para conmemorar el 50 aniversario de este clásico del cine estadounidense. Al creador le llevó más de dos meses colocar 4.500 rubís en este par de zapatos, además de detalles con 1350 quilates en diamantes.

Otros zapatos que también se calcula su precio en 3 millones de dólares pertenecen a la actriz Rita Hayworth y fueron creados por Stuart Weitzman.

 

Botas famosas

Las botas también destacan entre los tipos de zapatos, fue creado el primer modelo para mujer en 1840 especialmente para la reina Victoria. Otro dato curioso sobre las botas es que las que usó Neil Armstrong para caminar por la luna en 1969 siguen flotando en el espacio.

En Calzados Club Verde sabemos que los zapatos son parte muy importante de nuestro estilo, estos tienen mucha historia. ¿Te gustó nuestra infografía? Compártela en las redes sociales.

Leave a Reply

Name:*

Email:*

Website:

Message:*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.